Normas de Convivencia

Normas de Convivencia

Constituye un deber básico de los alumnos/as, además del estudio, el respeto a las normas de convivencia establecidas en este reglamento. El incumplimiento de cualquiera de las normas de convivencia del Instituto supone la consideración de falta, que según los casos pueden ser consideradas como conductas contrarias a la convivencia o como conductas gravemente perjudiciales para la convivencia.


Conductas contrarias a la convivencia.

Son conductas contrarias a la convivencia las que, no teniendo la consideración de gravemente perjudiciales para la convivencia, están tipificadas como tales en las Normas de organización y funcionamiento del centro y, en todo caso, las que estén en alguno de los siguientes supuestos:

§ Las faltas injustificadas de puntualidad.

§ Las faltas injustificadas de asistencia.

§ Los actos que alteren el normal desarrollo de las actividades del centro, especialmente de las actividades del aula.

§ La negativa sistemática y reiterada a llevar el material necesario para el desarrollo del proceso de enseñanza y aprendizaje.

§ Causar intencionadamente daños leves en las instalaciones, recursos materiales o documentos del centro, o en las pertenencias de los miembros de la comunidad educativa.

§ El uso de cualquier objeto o sustancia no permitidos.

§ Las conductas que puedan impedir o dificultar el ejercicio del derecho o el cumplimiento del deber de estudiar de sus compañeros, o el ejercicio de la actividad docente.

§ La incitación a cometer una falta contraria a las normas de convivencia.

§ Los actos de incorrección o desconsideración al profesorado o a otros miembros de la comunidad educativa.

§ La grabación, manipulación, publicidad y difusión no autorizada de imágenes de miembros de la comunidad educativa, cuando ello resulte contrario a su derecho a la intimidad y no constituya la conducta gravemente perjudicial para la convivencia tipificada en el artículo 60.e).

§ Cualquier otra conducta que altere el normal desarrollo de la actividad escolar, que no constituya conducta gravemente perjudicial para la convivencia o que, una vez valoradas las circunstancias atenuantes, no merezca tal calificación.

Medidas disciplinarias.

Las conductas contrarias a la convivencia podrán ser corregidas con:

§ Amonestación oral.

§ Apercibimiento por escrito.

§ Comparecencia inmediata ante el jefe de estudios o ante el director.

§ Realización de trabajos específicos en horario no lectivo.

§ Realización de tareas educativas que contribuyan a la mejora y desarrollo de las actividades del centro y/o dirigidas a reparar el daño causado en las instalaciones, material del centro o pertenencias de otros miembros de la comunidad educativa.

§ Retirada temporal de los objetos o sustancias no permitidos, de acuerdo con lo que se determine en las Normas de organización y funcionamiento del centro.

§ Suspensión del derecho a participar en las actividades extraescolares o complementarias del centro durante un período máximo de un mes.

§ Cambio de grupo del alumno durante un plazo máximo de una semana.

§ Suspensión del derecho de asistencia a determinadas clases por un plazo máximo de tres días lectivos. Durante el tiempo que dure la suspensión, el alumno deberá permanecer en el centro y realizar las actividades formativas que se determinen para garantizar la continuidad de su proceso educativo.

§ Suspensión del derecho de asistencia al centro por un plazo máximo de tres días lectivos. Durante el tiempo que dure la suspensión, el alumno deberá realizar las actividades formativas que se determinen para garantizar la continuidad de su proceso educativo.

Conductas gravemente perjudiciales para la convivencia.

Son conductas gravemente perjudiciales para la convivencia:

§ La agresión física, el acoso, las amenazas o coacciones contra cualquier miembro de la comunidad educativa.

§ Las injurias y ofensas a cualquier miembro de la comunidad educativa.

§ Las vejaciones o humillaciones a cualquier miembro de la comunidad educativa.

§ El uso, la posesión o el comercio de cualquier tipo de objetos o sustancias perjudiciales para la salud y la integridad personal de los miembros de la comunidad educativa, o la incitación a los mismos.

§ La grabación, manipulación, publicidad y difusión a través de cualquier medio o soporte de agresiones o conductas inapropiadas relacionadas con la intimidad de cualquier miembro de la comunidad educativa.

§ Causar intencionadamente daños graves en las instalaciones, recursos materiales o documentos del centro, o en las pertenencias de los miembros de la comunidad educativa, así como la sustracción de los mismos.

§ La suplantación de la personalidad en actos de la vida docente y la falsificación o sustracción de documentos y material académico.

§ El acceso indebido o sin autorización a documentos, ficheros y servidores del centro.

§ El incumplimiento de las medidas disciplinarias impuestas, salvo que se deba a causas justificadas.

§ La incitación para cometer una falta que afecte gravemente a la convivencia en el centro.

§ La reiteración en un mismo curso escolar de conductas contrarias a la convivencia del centro.

Medidas disciplinarias.

Las conductas gravemente perjudiciales para la convivencia podrán ser corregidas con:

§ Realización de tareas educativas fuera del horario lectivo que contribuyan a la mejora y desarrollo de las actividades del centro y/o, dirigidas a reparar el daño causado en las instalaciones, recursos materiales o documentos de los centros educativos o de miembros de la comunidad educativa.

§ Suspensión del derecho a participar en las actividades extraescolares o complementarias del centro por un período máximo de tres meses.

§ Cambio de grupo.

§ Suspensión del derecho de asistencia a determinadas clases durante un período superior a tres días lectivos e inferior a dos semanas. Durante el tiempo que dure la suspensión, el alumno deberá permanecer en el centro y realizar las actividades formativas que se determinen para garantizar la continuidad del proceso educativo.

§ Suspensión del derecho de asistencia al centro durante un período superior a tres días lectivos e inferior a un mes. Durante el tiempo que dure la suspensión, el alumno deberá realizar las actividades formativas que se determinen para garantizar la continuidad de su proceso educativo. El director podrá levantar la suspensión prevista en este apartado antes de que finalice el cumplimiento de la medida, previa constatación de que se ha producido un cambio positivo en la actitud del alumno.

§ Cambio de centro educativo.

 

Uso de cookies

Nuestra web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerte un mejor servicio. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información en cualquier momento.

CERRAR